Reflexiones de confinamiento. Cocina

Día 16 de confinamiento… los supermercados están medio vacíos, sobre todo de alimentos que sirven para preparar recetas. Ayer me contaba una amiga que no había harina, ni levadura… sí amigos, la fiebre del pan, los pasteles y los banquetes a llegado con el coronavirus. Pero, ¿sabéis qué os digo?¡Qué felicidad!

La palabra que ha recuperado su significado es: Cocina.
Volvemos a los orígenes. A meternos entre cazuelas a disfrutar con un sofrito, a preparar galletas con los pequeños de la casa, a ponernos gotxos de pizzas preparadas por nosotros… ¿cuántos bizcochos se estarán horneando?

Mucha de la gente que está en casa no sabría ni freírse un huevo, bueno, es cierto que un buen huevo frito no sabe hacerlo cualquiera… pongamos algo más fácil, una tortilla francesa. Por eso para muchos de ellos, la palabra cocina a partir de ahora tendrá un nuevo significado, porque aunque puede que sigan alimentándose a base de procesados, seguramente se les habrá pasado por la cabeza experimentar con los utensilios e incluso, utilizarlos.

La cocina es un remedio maravilloso para abstraerse. Tanto como si estáis solitos en casa, como si os rodea la marabunta de vuestra familia. Yo soy del primer grupo, pero mi hermana tiene a mi sobrino de casi tres años como su sombra, preguntándole: “mami, ¿qué haces?”. Así que ya el pequeño terremoto también tiene sus tareas como pinche. La cocina, un lugar para crecer y aprender a ser más responsable.

En Twitter, ese hervidero en tiempo real se comparten recetas, se hacen sugerencias, se dan consejos y se enseñan las fotos del resultado. Tengo que dar las gracias por la receta del Banana Bread a Dani, que me ayudó a no tirar los dos plátanos que tenía en el frutero con cara de tener muy alto el azúcar.

Sin duda este es el mejor momento para preparar una masa madre para el pan… mimarla cada día por unos días y pan exquisito para toda la vida. ¿Habrá que aprovechar el momento? Os comparto el documento que ha pasado mi obrador favorito de Madrid, el Obrador San Francisco para que preparemos pan con masa madre en casa.

Y también podemos aprender de uno de nuestros mejores chefs, Ferrán Adriá, que ha decidido volver a ponerse el mandil y enseñarnos las recetas que se preparaban en los menús de El Bulli para los empleados. Sencillas, ricas y baratas. Podéis echarle un vistazo en su cuenta de Twitter. Yo ya estoy descargando algunas, cada día un menú de tres platos diferente y con los pdfs descargables. No perdáis la oportunidad de aprender de todo un maestro.

¿Cuántos estáis a tope en la cocina? Cuantos más seáis mucho mejor, unidos por los fogones.

2 comentarios sobre “Reflexiones de confinamiento. Cocina

  1. La verdad es que en mi casa el cocinitas es maridin yo cocino para subsistir. Si bien desde que nos hemos aficionado a pasar por los supermercados de la calle General Margallo donde se abastecen casi todos los restaurantes chinos de Madrid, no nos habíamos puesto a tontear con la cocina asiática y ahora hasta yo le doy a las especias 🙂 Preparo unos Ramen que ni te cuento jajajaja
    Ahora, lo mejor es meternos maridin y yo en la cocina a improvisar con una copita de vino en la mano, ese es uno de los mejores ratos de confinamiento y no confinamiento pues antes también lo hacíamos los fines de semana 🙂
    El pan es que no nos hace fata y sobre tartas, galletas y pasteles mejor no aprender que luego me pesa jajajajjaajja
    Un besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .